On Vacation | 4 días recorriendo la selva amazónica
On Vacation | 4 días recorriendo la selva amazónica

Lunes 06 de Agosto del 2018

4 días recorriendo la selva amazónica

Mi primera vez en el Amazonas

On Vacation | Kayak en la selva amazónica
On Vacation | Kayak en la selva amazónica

Soy Rodrigo Sánchez, tengo 33 años, soy publicista y me encanta viajar. A lo largo de mi vida he tenido la suerte de conocer distintas ciudades del mundo y hace pocos días regresé de mi primera visita al Amazonas. 
Las expectativas que tenía antes de partir eran muy lejanas a lo que realmente encontré en mi viaje, pensaba que iba a cruzarme con insectos y animales peligrosos si me alejaba del hotel, que el calor iba a ser insoportable y que los planes cerca del rio podrían ser peligrosos. Para mi sorpresa el hotel donde me hospedé estaba literalmente en medio de la selva, pero ninguno de mis miedos fue siquiera cercano. 
Antes de empezar, algunas recomendaciones
Si ustedes están pensando en viajar, permítanme hacerles algunas recomendaciones que a mí me sirvieron mucho. La principal es que tomen tiamina (vitamina B1) antes del viaje, yo comencé a tomarla 4 días antes, así que no tuve ni un solo piquete, ni siquiera tuve que usar repelente. Además, en lugares como la isla de los monos no es permitido usar ningún tipo de repelente ni bloqueador, ya que los monos te tocan y estos productos pueden ser nocivos para ellos. Otra cosa importante es tener un sombrero para cubrirse del sol, una cachucha no es suficiente. 
También recomiendo viajar en vuelos comerciales, los vuelos chárteres son cómodos pero la llegada a Leticia es a media noche y a esa hora es prohibido navegar por el río. Así que hay que esperar hasta el amanecer para partir en la lancha hacia el hotel. 

Volviéndome un Jaguar
Viajé para hacer una investigación con la comunidad indígena, así que mis planes fueron bastante distintos a los de los turistas. Recorrí las aldeas, trabajando y conviviendo con la comunidad. Sus casas están elevadas de uno a dos metros sobre el nivel del suelo porque en épocas de lluvia el nivel del río sube muchísimo. Los nativos son personas increíbles, muy fraternales y sabias; y las experiencias que viví junto a ellos marcaron mi travesía. De ellas destaco dos: un ritual en la Maloca y probar los gusanos Mojojoy. 
La ceremonia en la maloca fue en compañía de los Tikuna, con quienes conviví la mayor parte del tiempo. Allí me pintaron la cara con achiote y en un ritual liderado por el chamán me asignaron a la tribu de los Jaguares, de la que seré parte el resto de mi vida, si decido aceptarlo.
Su comida es muy diferente a la que conocemos, pero tiene un sabor delicioso. Nunca pensé que me atrevería comer un gusano, sí, un gusano, el Mojojoy. Es blanco, de gran tamaño, por fuera tiene una textura similar a la de un calamar y por dentro se parece al chunchullo. Su sabor es bastante insípido y la verdad después de la primera mordida me sorprendió mucho que lo consumieran como alimento de su dieta típica, pero cuando me explicaron que debía agregarle un poco de ají y de limón comprendí el porqué de su popularidad.

Desconexión total
El sonido de la naturaleza está presente todo el tiempo, pues estás en medio de la selva y la desconexión es total. Fue muy relajante sentir el medio ambiente por varios días, disfrutarlo, y llegar a un nivel de conexión tan alto con las raíces de mi gente que me sentí parte de ellos, de su esencia, de las raíces de mi país. 
Es un lugar húmedo y caluroso, pero bastante soportable. La verdad ni siquiera utilicé el aire acondicionado de mi habitación. Hice cosas diferentes como montar en kayak, canopy y caminar por la selva, inclusive de noche, pero siempre acompañado de las historias y los buenos consejos de los nativos. 
Visitar a los búfalos, es un plan que recomiendo muchísimo. Estos animales no hacen parte de la fauna del lugar, los trajeron hace mucho tiempo desde la India. Este tour es el único sustento para poder mantener a estos animales, que son criaturas muy sumisas y nobles, ya que no hay lugares en donde puedan pastar tranquilos a causa de los depredadores naturales. Su enorme tamaño te puede asustar al principio, pero una vez te montas sobre ellos te darás cuenta de que son muy amigables.
El recorrido comienza sobre la orilla de río, se siente muy similar a una cabalgata, pero la verdadera aventura inicia cuando los búfalos entran al agua y literalmente sientes que flotas sobre el agua, atraviesas el río más cauteloso del mundo sobre su lomo, es realmente inolvidable.
Mi viaje al Amazonas fue una experiencia sorprendente, la verdad me encantaría volver en algún momento.  La conexión de la comunidad con la tierra y la naturaleza es indescriptible; el contacto con el medio ambiente te relaja al máximo, también es muy divertido que tan solo cruzando un par de calles puedes estar en Brasil y en Perú. Sin duda, todo colombiano debería darse la oportunidad de visitar este hermoso lugar, una maravilla donde los atardeceres cada día brillan más fuerte. 

On Vacation | Pueblo al borde del río en la selva amazónica

Tags

¡Déjanos motivarte!

Suscríbete para recibir nuestro boletín de noticias de viajes