On Vacation | Cuidad Historica Curazao
On Vacation | Cuidad Historica Curazao

Miercoles 13 de Junio del 2018

6 cosas que no sabías de Curazao

Este destino europeo está a menos de dos horas de nosotros, ¿Cuánto sabes sobre él?

On Vacation | Cuevas Curazao
On Vacation | Cuevas Curazao

Curazao, la hermosa isla situada al norte de Venezuela y a pocos kilómetros de Aruba es un destino con el que todos soñamos. Este lugar cuenta con más de 30 playas, algunas con extensos tramos de arena blanca y otras más chicas rodeadas de acantilados y enormes rocas volcánicas. Las aguas alrededor de este paraíso, además de ser de muchos colores, son totalmente cristalinas. Aquí te contamos algunas curiosidades para que te antojes aún más de visitar este destino.

1. Curazao no siempre fue un territorio autónomo del Reino de los Países Bajos. En 1499 fue conquistada por los españoles, posiblemente responsables de su nombre, ya que la llamaban la “isla de los corazones”, aunque muchos dicen que proviene de la palabra portuguesa “coração” qué significa corazón. La ocupación holandesa vino en 1634, ganando poco a poco territorio en el comercio hasta quedarse con toda la isla. Exceptuando una década del siglo XIX, cuando el territorio fue tomado por franceses, la isla siguió siendo territorio holandés hasta 1954 cuando se declaró un territorio independiente. 

2. Su mezcla cultural tan única se debe a las distintas colonias que estuvieron en este territorio. Curazao se convirtió en uno de los principales puertos de la llegada de esclavos africanos y estos fueron uniendo modismos para hablar sin que sus señores entendieran. De esta unión lingüística (español, portugués, holandés, francés, inglés e indio arawak) nace el idioma criollo: papiamento. Aunque su lengua oficial es el holandés y la mayoría de los isleños hablan inglés y español, el papiamento es el idioma más utilizado hoy en día en todas las clases sociales de la isla.

3. Además de la constante presencia de iguanas, de todos los tamaños, y lagartijas, de todos los colores, Curazao esconde una gran cantidad de animales. En sus reservas podemos encontrar 3 tipos de tortugas marinas, venados de cola blanca y un sin número de aves exóticas. También podemos nadar con los hermosos delfines y por último hay un tour tipo safari en la zona desértica de la isla, donde podemos conocer los avestruces y si nos arriesgamos, hasta montar en ellos. Este mismo recorrido termina en un restaurante ambientado y con comida típica africana.

4. El Parque Nacional Christoffel nos presenta un abanico de flora, con orquídeas salvajes y enormes cactus. Durante nuestro recorrido por su sendero, veremos cuevas con pinturas indígenas y una zona montañosa en la que podamos ver Curazao en 360°.

El Sendero Jan Thiel es su reserva natural más majestuosa, además de su hermosa laguna nos encontraremos con cientos de aves exóticas y los imperdibles flamencos. Otras rutas para recorrer en bici son St. Joris Baai, Koraal, Tabak Boca St. Michiel y Malpais. En todas ellas nos encontraremos cerca de la bahía, disfrutando de increíbles paisajes.

5. Curazao es uno de los mejores lugares del mundo para los amantes del buceo y el snorkel, entre otras cosas, porque cuenta con más de 40 zonas para practicarlos. Aunque para los más aventureros existe el ¨Curasub¨, este minisubmarino se sumerge cuatro veces al día desde Bapor Kibra. En el podremos llegar hasta profundidades que ningún buzo ha llegado. En 75 minutos conoceremos los secretos más remotos del océano y además nos llevaremos increíbles fotos de nuestro recorrido bajo el agua.

6. La arquitectura en Curazao es la mezcla perfecta entre Europa y el Caribe. Sus enormes puentes, con nombres reinas holandesas, atraviesan el agua conectando todos los distritos. Hay antiguos fuertes en varias zonas de la isla que en su tiempo los protegieron en distintas guerras y hoy, además de conectarnos con el pasado, nos dan increíbles vistas de la costa. Por último y tal vez lo más llamativo son las coloridas fachadas de las casas.

Aunque las edificaciones coloniales al estilo español y holandés no siempre fueron como las conocemos ahora, cuentan algunos nativos que, en 1918 el gobernador Albert Kickert alegó sufrir dolores de cabeza y consideró que su “persistente” migraña obedecía a que las edificaciones eran blancas y debían ser pintadas de distintos colores. Luego se descubrió que lo hizo para favorecer su negocio de pinturas. Aunque haya partido de una mentira, la tradición funcionó muy bien y continuó, haciendo pintoresco y único este lugar.

On Vacation | Ciudad Histórica Curazao

¡Déjanos motivarte!

Suscríbete para recibir nuestro boletín de noticias de viajes