Sí San Andrés es como la torre de Babel, pero con mejores resultados.
Sí San Andrés es como la torre de Babel, pero con mejores resultados.

Lunes 14 de Enero del 2019

Por qué Johnny Cay, no debería llamarse Johnny Cay

Dicen que la vida es como es, depende de quién la vea. Bueno lo mismo le pasa a San Andrés.

Por qué Johnny Cay, no debería llamarse Johnny Cay
Por qué Johnny Cay, no debería llamarse Johnny Cay

¿Amante de la naturaleza?

Al final un lugar que lo tiene todo

Hace un tiempo todos sabían que cerca, muy cerca a San Andrés existía un pequeño paraíso de playas increíblemente blancas, arena suave, y, obvio, el mar de los 7 colores. Un lugar en el que te podías sentir un poco Jesús, (aunque a decir verdad, no caminas exactamente sobre las aguas, pero te sentías como que sí) y en el que podías disfrutar de un verdadero  contacto con la naturaleza.

Claro hablamos de ese trocito de tierra al que todo le decimos Johnny Cay.
Pero de repente alguien, no sabemos bien quién fue, (ni si estaba en un avión, en una avioneta o volaba en parapente)… Alguien, sacó su cámara y le tomó una foto desde al aire. Y entonces uno de los secretos mejor guardados salió a la luz: Johnny Cay no era un pedazo más de tierra, Johnny Cay era un corazón Sí  además de ser hermosa, tranquila, majestuosa, ¡Johnny Cay tiene forma de corazón! . Casualidad o no eso la ha convertido en el lugar preferido para hacer esa propuesta que todos saben que deberán hacer un día y todas esperan que les hagan muy pronto: ¿Te casarías conmigo?.

Así que si tienes un amor, una decisión tomada y un anillo para entregar. No lo dudes  Johnny Cay es el lugar. 
¿Qué? le pondrías Ring Cay, heart Cay, in love Cay… ¿O mejor nos quedamos con Johny Cay?

Una misma isla. Mil formas de verla

Dicen que la vida es como es, depende de quién la vea. Bueno lo mismo le pasa a San Andrés.
Vas a decir que no; que es una sola isla, con las playas más blancas, buenos vecinos (como Johnny Cay y Santa Catalina), un mar increíble y lugares para comprar. ¿Pero sabes? ella se va a encargar de demostrarte que estabas equivocado. Es imposible que un lugar conquistado por españoles, colonizado por ingleses e irlandeses, ocupado por holandeses, y vuelto a reclamar por los primeros. 
Un lugar donde vivieron piratas, desembarcaron esclavos, llegaron corsarios. Que fue gobernado por un irlandés y dicen, solo dicen, visitado por el mismísimo Cristobal colón, pueda tener una sola cara.
Sí San Andrés es como la torre de Babel, pero con mejores resultados.

Por eso encontrarás construcciones que no vas a ver en otras partes de Colombia. Un idioma que solo se habla allá (El Creole, una mezcla de inglés isabelino, español y dialectos africanos) Y una mezcla de música, alegría, desparpajo, amabilidad que solo tienen los San andresanos.
Si todavía no estás muy convencido, te vamos a dar ejemplos de lo que San Andrés puede darte, dependiendo de lo que a ti te guste.

¿Shoppinero empedernido? Listo, este es el lugar para comprar (En 1953  Rojas Pinilla lo declaró puerto libre)

¿Amante de la naturaleza y hasta posible voluntario de Green Peace?
Perfecto! San Andrés y las demás islas del archipiélago, cuentan con la Reserva de la Biosfera Seaflower, declarada por la UNESCO. No te imaginas la riqueza que tiene para regalarte su vida submarina.

¿Cross over musical? La particular mezcla cultural también dejó una huella en la música. Por eso es muy fácil encontrar lugares donde  el reggae, el reggaeton, la raga, la soca, el calypso, el merengue,  el vallenato y la salsa, suenan juntos sin sentirse extraños.

¿Aventurero? Ok encontraste el lugar. San Andrés y sus vecinos te dan la oportunidad de practicar kitesurf, windsurf y jetski. Nadar en piscinas naturales, adentrarse en el mar caminando por el agua y sobre todo arriesgarse a quedar tan enamorado del mar que la próxima vez que te ofrezcan algo en una botellita de plástico, pensarás que te están insultando.

¿Cuál cara prefieres? Eso querido amigo, depende de tu forma de ver el mundo.
Bueno, aunque también existe la posibilidad de que las veas todas . Al final un lugar que lo tiene todo, merece vivirlo todo ¿No te parece?

Sí San Andrés es como la torre de Babel

Por qué Johnny Cay, no debería llamarse Johnny Cay

Por qué Johnny Cay, no debería llamarse Johnny Cay

¡Déjanos motivarte!

Suscríbete para recibir nuestro boletín de noticias de viajes